La transexualidad no es un trastorno psicológico

Hasta no hace mucho, se consideraba la transexualidad como una patología psicológica. Pero con el paso de los años, diferentes estudios realizados reflejaban que dicho colectivo no padecían ningún tipo de trastorno. Aún así, siguen los debates respecto a la transexualidad y la identidad sexual.

Much@s hemos visto en diferentes medios, la polémica que ha suscitado el famoso autobús con el mensaje “los niños tienen pene y las niñas tienen vulva, que no te engañen”. Pues bien, a raíz de esto, han habido varias manifestaciones y opiniones en contra. Y es que la sociedad avanza o eso intenta, pero siempre queda un sector mucho más inflexible a la hora de aceptar el cambio. Prefieren el arraigo y lo estipulado, sin tener en cuenta que las cosas cambian, que el progreso va de la mano con el crecimiento del conocimiento y a más conocimiento, más flexibilidad y aceptación por una diversidad en el total sentido de la palabra.

Se llama transexualidad cuando existe una incongruencia continuada en el tiempo entre el sexo biológico y la identidad de género, provocando en la persona, el deseo de iniciar un proceso de transformación con el fin de vivir de acuerdo con el género sentido como propio, empleando para ello elementos como la hormonación y la cirugía.

Hay muchas personas que confunden conceptos cuando se trata de este tema, para ello voy a explicar unos cuantos de ellos básicos para tener en cuenta:

-Diferencia entre sexo y género:  El sexo viene determinado por la naturaleza biológica, una persona nace con sexo masculino o femenino. En cambio, el género está determinado por los aspectos psicológicos, sociales y culturales de la feminidad y la masculinidad. Este es uno de los componentes más complejos.

-Identidad sexual: La identidad sexual alude a la percepción que un individuo tiene sobre sí mismo en cuanto a sentirse hombre, mujer, en función de la evaluación que realiza de sus características físicas o biológicas.En términos generales alude al aspecto psicológico de la sexualidad de un individuo desde lo corpóreo, desde la genitalidad, y está conformada por tres elementos: la identidad de género (alude a la percepción subjetiva que un individuo tiene sobre sí mismo en cuanto a su propio género, que podría o no coincidir con sus características sexuales), la orientación sexual ( se refiere a un patrón de atracción sexual, erótica, emocional o amorosa a determinado grupo de personas definidas por su sexo) y el rol de género (lude al conjunto de normas sociales y comportamentales generalmente percibidas como apropiadas para los hombres y las mujeres en un grupo o sistema social dado).

-Diferencia entre transexualida e intersexualidad:  Mientras que el primero alude a una incongruencia entre sexo biológico e identidad de género la intersexualidad es una variación orgánica por la cual un individuo presenta discrepancia entre su sexo y sus genitales, poseyendo por tanto características genéticas y fenotípicas propias de varón y de mujer, en grado variable .

-Disforia de género: se entiende como la profunda frustración y malestar que muchas personas tienen en relación a su propio cuerpo al considerar que no es el que deberían tener, ya que para ell@s no se corresponde con la propia identidad de género.

Como bien dije antes la sociedad avanza, el conocimiento crece y el principal sector que debe avanzar junto a los demás es la psicología. Hasta el penúltimo Manual estadístico de los Trastornos Mentales, la transexualidad aparecía como trastorno. Pero ha sido el DSM-V el último manual el que ha dejado este concepto fuera de los trastornos patológicos, aunque sí alude al la disforia de género, como malestar que puede producir ansiedad y depresión.

Si no podemos poner fin a nuestras diferencias, contribuyamos a que el mundo sea un lugar apto para ellas.

(John F. Keneddy)

Autora: Sofía Alonso Díaz



Deja un comentario