Promover estilo de vida saludable desde la infancia

Promover estilo de vida saludable desde la infancia

El estilo de vida actual, la rapidez, la mala alimentación y el sedentarismo, son algunas de las causas principales del sobrepeso en los niños y jóvenes. Y esto no se trata de algo meramente estético, sino que influye en la salud, ya que los niños que padecen un sobrepeso temprano, tienen más posibilidades en la edad adulta de padecer enfermedades cardiovasculares y diabetes. Pero todo ello abarca no sólo a los infanto-juveniles que lo padecen, sino a un contexto que es el que de forma directa e indirecta, provoca y mantiene esos malos hábitos en ellos.

En la última década ha habido un decremento en los hábitos saludables, y esto se debe a varios factores como el poco tiempo de los padres para estar en casa, vigilar la alimentación de los hijos y para elaborarla. También el uso excesivo de la tecnología ha sido un factor influyente ya que los chicos pasan más tiempo sin hacer actividades que les obliguen a realizar ejercicio físico. Y por último, la masiva publicidad negativa que está en todos lados y que muestra un estilo de vida poco saludable para seguir.

Para ayudar a disminuir los malos hábitos saludables, se deberá trabajar con los contextos que originan y mantienen la conducta. Para ello, se centrará la atención en el contexto familiar, para orientar a otros hábitos. De otra forma se trabajará en el contexto escolar, para que las escuelas conciencien a niños que hay que seguir unos buenos hábitos ( en el recreo jugar, y hacer actividades deportivas, no comer comidas rápidas ni bollería, sino introducir la fruta y los alimentos menos calóricos). Y por último, en el ámbito social se trabajará para  que los niños pasen más tiempo jugando a actividades que requieran ejercicio físico y no tanta dedicación a las nuevas tecnologías que hacen que éstos se mantengan todo el día inmóviles.

Para intentar frenar esta tendencia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha indicado como principal estrategia el establecimiento de políticas y planes integrales de prevención, a través de la promoción de la dieta mediterránea y el ejercicio físico, sobre todo en niños y jóvenes, para lo cual es necesaria la actuación conjunta de poderes públicos, sociedad civil, sector privado y medios de comunicación. Todo ello, ha ayudado para crear conciencia en algunos sitios, pero aun así no se ha conseguido los objetivos propuestos, que son concienciar de manera radical y acabar con los malos hábitos que perjudican a lo más valioso que tenemos, la salud.

Autora: Sofía Alonso Díaz



Deja un comentario