Al mal tiempo no siempre se le puede poner buena cara

Al mal tiempo no siempre se le puede poner buena cara

No siempre tenemos que estar bien, sonreír a la vida y estar totalmente con el ánimo arriba. A veces no queremos y otras muchas no hay motivos para hacerlo. En ocasiones, la vida te da lo mejor de ella y por eso te da fuerzas para sonreir en todo momento, pero por otro lado, también es ella la que se encarga de mostrarte su peor y más horrible cara. 

Claro que el ser optimista y disfrutar de lo bueno que tenemos nos da muchísima fuerza para seguir adelante. Pero no hay nada más positivo para nosotros que pensar de forma realista y para ello debemos  ser muy conscientes de que la vida cabalga constantemente entre sabores dulces y otros que amargan.

Así que para estar realmente plen@s, necesitamos aprender a sobrellevar también los momentos difíciles. Y para ello,  se necesita también un tiempo para estar mal, asimilar las cosas que dañan, llorarlas y sin apartarlas tomarlas de impulso para afrontar un día nuevo.  Y subrayo, ¡tomarlas de impulso y no de almohada!. 

Autora: Sofía Alonso Díaz



Deja un comentario