¿Cómo detectar si alguien miente?

“Una mentira no tendría sentido si la verdad no fuera percibida como peligrosa” Alfred Adler

Es raro que a lo largo de nuestra vida, en algún momento no hayamos mentido o sospechado que otr@s nos están mintiendo .

Al contrario de lo que nos hacen creer, no existe un gesto universal para saber que la otra persona no dice la verdad. Muchas de las conductas que se supone que acompañan una mentira (evitar el contacto visual, ponerse nervioso, etc) también pueden aparecer en personas honestas que simplemente son tímidas o lo pasan mal en situaciones tensas.

Detectar mentiras no es una labor fácil, ya que muchas están mezcladas con partes de verdad que le dan credibilidad a lo que se cuenta. Y por otro lado, hay que tener en cuenta que tod@s y cada un@ de nosotr@s a la hora de mentir nos comportamos de manera muy distinta, así que cuidado con creer que existen patrones universales iguales para tod@s. Que no te engañen.

Entonces… ¿podemos detectar que alguien miente? y en el caso de que sí podamos ¿cómo lo hacemos?.

Es muy complicado tener la certeza de que alguien miente al 100%, pero sí podemos acercarnos bastante a la realidad de lo que ocurre. Y para ello nos centraremos en tres cosas:

Conocer previamente la conducta habitual de alguien y sospechar si empieza a comportarse de forma distinta cuando se saca  un tema en particular.

-Someter a un estrés cognitivo. Si la persona miente aparecerán incongruencias en su historia y cambios en su lenguaje corporal.

-Finalmente, y en caso de que sigas dudando, confía en tu instinto. Es mucho más fiable que tu mente racional.

CONOCER CONDUCTA HABITUAL

Para tomar conciencia de esos detalles, las emociones tienen que pasar a un lado, activando sólo nuestra parte mas racional.

La única manera de poder sospechar con cierta seguridad que alguien te está engañando es encontrando diferencias entre las señales que emite cuando dice la verdad respecto a las que muestra cuando miente. Por eso lo primero que debes hacer es entender cómo se comporta habitualmente.

  • Si su posición de los hombros cambia en un discurso y en otro no.

  • Hay gente que puede empezar a rascarse los ojos de forma inesperada, otras que de repente te miran fijamente cuando no lo suelen hacer y otras que tienden a tener sus manos quietas, las empiezan a mover de forma repentina. Si te fijas, es el cambio de actitud lo que tomamos como alerta, no una conducta en particular.

SOMETER A ESTRÉS COGNITIVO

  • Hay personas que cuando están contando una mentira se sienten relajad@s cuando son interrumpid@s, por el contrario, otr@s necesitan acabar la historia que han comenzado para darle credibilidad.

  • Cuando le haces una pregunta sencilla y la repite antes de responderte, puede ser que lo haga para tomar tiempo a crear su mentira. Por el contrario, el repetir tu última frase puede ser porque se tenga falta de atención y necesite repetir lo que dices para poder responder.

  • Hay un refrán, que a mí me encanta que dice. “Justificación no pedida, acusación manifiesta”. Pues de todos los detalles de alerta, personalmente este es uno de los más importantes para mí a la hora de saber si alguien miente o no. Cuando alguien explica demasiado sin haberle preguntado una de dos, o es una persona que le gusta hablar por dos y que sólo le interesa el monólogo, o habla y habla sin parar, para intentar convencer de lo que se siente culpable.

  • Otro refrán que hay (hoy va la cosa de eso, pero es que me parecen tan sabios) : “si no te acuerdas de lo que me ibas a decir es porque no sería verdad” Cuando esté contando una historia muy laboriosa, interrumpe y pídele que vuelva atrás a un punto que no te ha quedado claro. Si le cuesta retomar una historia es señal de alerta.

SEGUIR TU INSTINTO

Una vez que tengas todos los elementos, es el propio instinto el que te llevará de la sospecha a la certeza o no.

Pero no olvidemos los más importante, cada persona ante la mentira actúa de forma única,  por lo que lo esencial en todo esto es conocer el comportamiento habitual previo, para detectar los detalles que cambian.

“El que dice una mentira no sabe qué tarea ha asumido, porque estará obligado a inventar veinte más para sostener la certeza de esta primera” Alexander Pope

Autora: Sofía Alonso Díaz



Deja un comentario