EL TRASTORNO HISTRIÓNICO DE LA PERSONALIDAD

EL TRASTORNO HISTRIÓNICO DE LA PERSONALIDAD

cary-grant-392931_960_720

El trastorno histriónico de la personalidad es uno de los trastornos de personalidad con mayor prevalencia en las mujeres y en muchas ocasiones es posible confundirlo con el trastorno límite de la personalidad puesto que comparten varios rasgos básicos.

Las características principales de este trastorno de personalidad son:

  • Excesiva emotividad
  • Constante búsqueda de atención

La gran finalidad de una persona histriónica es no pasar inadvertida, causar sensación allá por donde vaya. Depende en exceso de experimentar la vivencia de ser importante, pareciendo entonces que pueda tener una sólida autoestima, aunque esto no es así en tanto que necesita reafirmarla con sus demandas constantes de atención. Con el objetivo de lograr centrar la atención de las personas que les rodean, es habitual que los individuos con tendencia al histrionismo pueden usar estrategias como la seducción o el victimismo.

Según el DSM- IV el trastorno histriónico tiene un patrón general de excesiva emotividad y una búsqueda de atención, que empiezan al principio de la edad adulta y que se dan en diversos contextos, como lo indican cinco (o más) de los siguientes ítems:

1. No se siente cómodo en las situaciones en las que no es el centro de la atención.
2.La interacción con los demás suele estar caracterizada por un comportamiento sexualmente seductor o provocador.
3. Muestra una expresión emocional superficial y rápidamente cambiante.
4. Utiliza permanentemente el aspecto físico para llamar la atención sobre sí mismo.
5. Tiene una forma de hablar excesivamente subjetiva y carente de matices.
6. Muestra autodramatización, teatralidad y exagerada expresión emocional.
7.Es sugestionable, por ejemplo, fácilmente influenciable por los demás o por las circunstancias.
8. Considera sus relaciones más íntimas de lo que son en realidad.

Al principio resultan personas muy atractivas y divertidas, especialmente en momentos de diversión, pues poseen gran vitalidad y entusiasmo, demuestran interés por las cosas y tienen iniciativa. Además, no les gusta la rutina por lo que buscan continuamente la novedad y la excitación. Con ellos, al inicio de una relación la diversión está garantizada.

Sin embargo, transcurrido un cierto tiempo son percibidos por los demás como personas que demandan mucha atención, son superficiales, dependientes, absorbentes y exigentes. Esto hace que la gente empieza a rechazarlos y a distanciarse de ellos. Es muy difícil mantener una buena relación con estas personas.

Autora: Sofía Alonso Díaz



Deja un comentario