En busca de la pasión perdida

En busca de la pasión perdida

Muchas de las personas que se ponen en contacto conmigo, necesitan averiguar cuál es su pasión. Cuáles son las cosas que verdaderamente les hacen vibrar y por lo tanto qué camino deberían coger al respecto.
.
Vienen temeros@s, se sienten que son bichos raros por no saber qué es lo que realmente les apasiona.
.
Y me da rabia, mucha rabia.
.
Porque son resultados del cinismo social educacional. Son el resultado de l@s mil vende humos que hay por ahí.
.
Y siempre les digo lo mismo.
.
Saber lo que a un@ le apasiona no es fácil. A veces nunca lo averiguamos y no pasa absolutamente NADA.
.
No es solo la pasión la que debe ser estimulante. Puede ser que algo te aporte un poco de energía, que te sientas bien realizando x tareas, que algo te de tranquilidad o paz, etc… Pero no hace falta que el corazón te de un vuelco.
.
Por otro lado, Cuando un@ niñ@ es pequeñ@ y empezamos a observar que invierte mucho tiempo en algo concreto, los adultos le pedimos que haga otras cosas, que no se centre solo en una cosa. Cuando crece e intenta proyectar su hobbie como algo más, le quitamos las ganas. LOS ADULTOS. Le decimos que eso está muy bien para un rato, pero no para ganarse la vida.
.
Y cuando YA es adulto y tenemos a una persona deprimida, desmotivada…ahí va lo mejor! Se encuentra con mensajes tipo » busca tu pasión », »si te ganas la vida con tu pasión nunca tendrás la sensación de estar trabajando »… Tócate las narices.
.
Es decir, que la cuestión es crear frustración, inconformismo o desconcierto desde la cuna.
.
Desde aquí te digo que no te obsesiones. Que tu pasión no tiene que ser la del resto, que no tener pasión NO es malo, que si es tu caso salgas a buscar actividades o lo que sea que te aporten cosas que a ti te sirvan. Nada más.
.
Que intentes disfrutar de los más sencillos detalles. Que lo extraordinario no está reñido con la sencillez.
.
Que no pasa nada por no tener algo que te guste mil veces más que el resto de las cosas.
.
Que si lo hay, perfecto y si no, TAMBIÉN.
.
Tenía que decirlo

Sofía Alonso Díaz



Deja un comentario