La influencia del líder en el clima laboral

El liderazgo es la capacidad de influir y motivar a unos seguidores a lograr unos objetivos establecidos (House, Javidan, Hanges y Dorfman, 2002; Yukl y Van Fleet, 1992). Es tal el impacto que causa una persona que es catalogada como líder, que es posible observar un incremento notable de la influencia sobre sus seguidores, algo que no ocurre si ocupa una posición de jefe y no es percibido como tal (Katz y Kahn, 1978).

En el caso de la satisfacción laboral, ésta ha sido definida como el resultado de varias actitudes que tiene un trabajador hacia su empleo, los factores concretos y la vida en general (Blum y Naylor 1988). Locke (1976) la ha definido como “un estado emocional positivo o placentero resultante de una percepción subjetiva de las experiencias laborales del sujeto”. No se trata de una actitud específica, sino de una actitud general resultante de varias actitudes específicas que un trabajador tiene hacia su trabajo y los factores con él relacionados (Robbins, 1998).
Distintos factores psicosociales relacionados tanto con la organización como con la actividad laboral de los trabajadores, pueden servir de antecedentes para la aparición de problemas psicosociales; el abuso de poder, el liderazgo inadecuado, la incomunicación y la no fluidez en las relaciones interpersonales, que conducen al aumento de comportamientos perjudiciales para la organización (Boada, de Diego, Agullò & Mañas, 2005). ).
Que el clima organizacional sea el adecuado, es imprecindible para que un equipo de trabajo funcione bien. Éste influye de manera directa sobre los procesos organizacionales y psicológicos, e influye en la productividad, en la satisfacción laboral y en el bienestar de los trabajadores.
El origen del clima organizacional está en la sociología, ya que se centra en la importancia del hombre en su función del trabajo y por su participación en un sistema social (Mendel, 2006). Cuando un clima organizacional es mayoritariamente positivo, genera con fuerza un sentimiento de pertenencia que ayuda a desempeñar mejor el trabajo. De forma opuesta, un clima donde prevalece lo negativo tenderá a disminuir el desempeño, ocasionando bajo rendimiento y situaciones de conflicto (Peraza & Remus, 2004). Para ello, queda como principal responsabilidad del líder, mantener un buen clima organizacional, ya que es éste quien desarrolla una visión de futuro, fomenta el entusiasmo de sus seguidores promoviendo el cambio (Drucker, 2001) e influye haciendo uso de sus habilidades de manera notable, para que éstas alcancen las metas planteadas (Robbins & Judge, 2009).

Autora: Sofía Alonso Díaz



Deja un comentario