Conducta suicida y lo que la envuelve

Conducta suicida y lo que la envuelve

Dentro de la conducta suicida no sólo hay que contemplar la consumación del suicidio, sino también la cantidad de matices autoagresivos existentes. Estas conductas no necesariamente llevan a la muerte, pero marcan a partir de este momento su propia existencia.  

Parasuicidio: También llamado “Gesto Suicida”. Es el conjunto de conductas voluntarias e
intencionales que el sujeto pone en marcha con el fin de producirse daño físicos. Sus consecuencias son el dolor, la desfiguración, la mutilación o el daño, pero sin la intención de acabar con su vida. Incluimos aquí entre otros, los cortes en las muñecas, las sobredosis de medicamentos sin intención de muerte y las quemaduras. La intención en el Parasuicidio o Gesto Suicida no es por lo tanto la muerte, sino el deseo de conseguir algo. Puede ser que la persona no disponga de recursos para conseguir ciertas cosas (más cariño, que la pareja no le abandone, un empleo, etc.). Y al final ese es el medio que eligen para intentar conseguir lo que están buscando.

Ideas suicidas: La persona contempla el suicidio como solución real a sus problemas, si bien aún no se ha producido un daño físico contra sí mismo. No existe aún una idea clara ni de cómo ni de cuando, pero entre las alternativas que puede tener para solucionar su situación problemática ya está presente el suicidio.

Crisis suicida: De entre todas las alternativas que la persona disponía para solucionar la situación problemática, el suicidio comienza a tomar protagonismo. La idea ha tomado cuerpo y se activan a nivel psiquico un conjunto de impulsos de muerte, que le llevan a establecer un plan suicida.

         >> Puede que también te interese 9 MITOS SOBRE EL SUICIDIO

Suicidio consumado: Cuando el Criterio de Propósito o de Muerte y el Criterio Auto Infligido se suman, se establece un plan de acción con diferentes niveles de elaboración. Si la puesta en práctica de este plan tiene “éxito” conduce a la muerte del sujeto.

Suicidio frustrado: Es un acto suicida que no conlleva a la muerte de la persona porque determinadas circunstancias externas, muchas veces casuales y siempre no previstas acontecen en el momento crítico. No es por lo tanto un Parasuicidio, ya que en el Suicidio Frustrado sí que hay una voluntad real de producirse la propia muerte. Sirva como ejemplo el caer sobre las cuerdas de un tendedero al arrojarse por una ventana.

Tentativa de suicidio: Toda conducta que busca la propia muerte pero que puede fallar por múltiples causas.  Desde la indecisión hasta los medios equivocados, pueden ser causas de esta tentativa. Existe el “propósito de muerte” pero el “criterio autoinflingido” no es el adecuado.

FACTORES QUE PUEDEN INFLUIR EN CONDUCTA SUICIDA

Factores de riesgo individuales

Los factores de riesgo individuales ante la conducta suicida son múltiples.

  • Intentos de suicidio previos.
  • Abuso de alcohol u otras sustancias tóxicas.
  • Depresión mayor (es el trastorno mental que de forma más común se asocia con la conducta suicida, suponiendo un riesgo de suicidio 20 veces mayor respecto a la población general).
  • Otros trastornos  ( trastorno bipolar, trastorno afectivo, trastorno de la personalidad y esquizofrenia).
  • Factores psicológicos (desesperanza y rigidez cognitiva).
  • Edad (adolescencia y avanzada edad).
  • Hombres.
  • Presencia de enfermedad crónica o discapacitante.

Factores de riesgo familiares y contextuales

Los factores de riesgos familiares y contextuales ante la conducta suicida son:

  • Historia familiar de suicidio.
  • Falta de apoyo social.
  • Percepción de mala situación laboral.
  • Historia de maltrato físico o abuso sexual en la infancia.


Factores de riesgo que pueden actuar como precipitantes de una conducta suicida

Los factores que pueden actuar como precipitantes de la conducta suicida son:

  • Pérdidas personales (divorcio, separación, muertes).
  • Pérdidas financieras (económicas o laborales).
  • Problemas legales y acontecimientos negativos (conflictos y relaciones interpersonales),.
  • Fácil acceso a armas de fuego, medicamentos o tóxicos (aumenta el riesgo del mismo, al facilitar el paso de la ideación a la conducta suicida).
  • Acoso por parte de compañer@s de clase o trabajo.

Pero no todo son factores de riesgo que te pueden llevar a atentar contra tu propia vida, también existen factores que te ayudan a evitar esta conducta.

FACTORES QUE AYUDAN A EVITAR LA CONDUCTA SUICIDA

  • Habilidad en la resolución de conflictos o problemas.
  • Confianza en uno mismo.
  • Habilidad para las relaciones sociales e interpersonales, apoyo familiar y social. No sólo la existencia del apoyo sino su fuerza y calidad.
  • Integración social.
  • poseer creencias / prácticas religiosas, espiritualidad y valores positivos.

Si alguien de vuestro entorno “bromea con suicidarse”, si reconoce que ha tenido pensamientos suicidas, jamás lo paséis por alto. NO pretende ser el centro de atención, SI puede ser una llamada de SOCORRO. Por eso es muy importante estar al tanto y que esta persona se sienta apoyada, entendida y arropada. 

Autora: Sofía Alonso Díaz



Deja un comentario