Efecto Halo, tu mayor error

Efecto Halo, tu mayor error

El efecto halo es una de las formas más comunes de cometer errores de percepción. De forma positiva, también nos ayuda a economizar procesos mentales y disponer, rápidamente, de cierta información útil

Es con diferencia, uno de los sesgos cognitivos más clásicos de la psicología, y que podemos observar con frecuencia en la vida cotidiana. Consiste en la realización de una generalización errónea a partir de una sola característica o cualidad. Es decir, realizamos un juicio previo a partir del cual, generalizamos el resto de características.

Cuando alguien se expresa por ejemplo con atractivo, mediante un fenómeno de proyección le creamos un halo que se expande a muchas otras áreas de su vida.

Si es así de encantador/a, seguramente que es inteligente, exitos@, muy feliz, con muchas amistades, con relaciones geniales, dinero y proyectos…”

Este efecto, acuñado Edward L. Thorndike, explica la razón por la que solemos pensar que una persona hermosa es, al mismo tiempo, buena. Sin que ambas cualidades vayan unidas de la mano.

COMO EVITAR CAER EN ESTE ERROR COGNITIVO

El primer paso para frenar los prejuicios del Efecto Halo es ser consciente de ellos. Y el problema es que cuando se produce, raramente somos conscientes de lo que nos está pasando. Si aprendes a hacer una valoración más precisa de la persona u objeto sin dejarte seducir u horripilar por el atributo físico, serás más justa con la valoración.

Como resulta casi imposible no formarse una primera impresión de la persona que acabas de conocer, al menos, se crítico con esa primera impresión. Intenta respaldar esa primera impresión con argumentos. 

Puede interesarte>>> distorsión de la realidad- errores de percepción

No olvides que tú también produces un Efecto Halo en los demás. Pero no te no preocupes que puedes trabajar para controlar en en gran medida lo que proyectas al resto.

Pero de eso hablaremos en otra entrada 😉 .

Autora: Sofía Alonso Díaz



Deja un comentario